El proyecto inicial del Espai Corberó era crear un bosque donde convivieran árboles y esculturas.

(Palabra secreta: Bosque)